Chiztes, Chistez,Chistes y mas Chiztez

Si no se rien… ke pena pe.

  • Había un tipo que era muy optimista, a todo le encontraba el lado bueno, un día un amigo le dice:
    Que crees, ayer, llegó Juan a su casa, encontró a su mujer con un hombre, sacó la pistola, los mató a los dos y luego se suicidó.
    Que bueno, contesta el primero.
    ¿Cómo que bueno? ¡Si es una tragedia!
    Pues sí, pero si hubiera llegado un día antes, el muerto hubiera sido yo.
  • Antes del matrimonio:ÉL : ¡Sí!, Por fin. Que duro fue esperar.
    Ella : ¿Quieres dejarme?
    ÉL : NO! Ni siquiera lo pienses.
    Ella : ¿Tú me amas?
    ÉL : Por supuesto, una y otra vez
    Ella : ¿Alguna vez me has sido infiel?
    ÉL : Noo! ¿Cómo te atreves siquiera a preguntar eso?
    Ella : ¿Me besarías?
    ÉL : En cada oportunidad que tenga
    Ella : ¿Te atreverías a golpearme?
    ÉL : ¿Estás loca? No soy ese tipo de persona
    Ella : ¿Puedo confiar en ti?
    ÉL : Sí
    Ella : ¡Mi amor!

    Después del Matrimonio:
    Lea de abajo a arriba

  • Estaban dos hombres en el cielo y uno le pregunta al otro:
    ¿Y vos de qué moriste?
    Congelado, ¿Y tú?
    De la risa.
    ¿Cómo que de la risa?
    Sí, es que yo pensaba que mi esposa me estaba engañando con otro hombre, entonces un día le dije que iba a salir por 2 días, pero cuando me fui, regresé ese mismo día para ver si la atrapaba con el otro hombre. Cuando llegué, busqué por toda la casa y no encontré a ningún hombre. Dándome cuenta del error que había cometido empecé a reír y reír hasta que morí.
    ¡Bruto, si hubieras buscado en la nevera nos hubiéramos salvado los dos!
  • Una pareja tenía dos niños pequeños, de 8 y 10 años de edad, quienes eran extremadamente traviesos. Siempre estaban metiéndose en problemas y sus padres sabían que si alguna travesura ocurría en su pueblo sus hijos estaban seguramente involucrados.
    La mamá de los niños escuchó que el sacerdote del pueblo había tenido mucho éxito disciplinando niños, así que le pidió que hablara con sus hijos. El sacerdote aceptó pero pidió verlos de forma separada, así que la mamá envió primero al niño más pequeño.
    El sacerdote era un hombre enorme con una voz muy profunda, sentó al niño frente a él y le preguntó gravemente:
    ¿Dónde está Dios?
    El niño se quedó boquiabierto pero no respondió, sólo se quedó sentado con los ojos pelones.
    Así que el sacerdote repitió la pregunta en un tono todavía más grave:
    ¿Dónde está Dios?
    De nuevo el niño no contestó.
    Entonces el sacerdote subió de tono su voz, aún más, agitó su dedo frente a la cara del niño, y gritó:
    ¿Dónde está Dios?
    El niño salió gritando del cuarto, corrió hasta su casa y se escondió en el closet, azotando la puerta.
    Cuando su hermano lo encontró en el closet le preguntó:
    ¿Qué pasó?
    El hermano pequeño sin aliento le contestó:
    ¡Ahora si que estamos en graves problemas hermano, han secuestrado a Dios y creen que nosotros lo tenemos!
  • La Historia de un Feo.Voy a contarles mi historia, no es una historia de amor ni tiene un final
    feliz, pero es la única que tengo por haber nacido así, feo, muy feo.

    Cuando nací, el doctor fue a la sala de espera y le dijo a mi padre, “hicimos lo
    que pudimos, pero salió”.

    Mi mamá no sabía si quedarse conmigo o con la placenta.

    Como era prematuro me metieron en una incubadora, con vidrios polarizados.

    Yo siempre fui muy peludo. A mi madre siempre le preguntaban:
    Señora, a su hijo, ¿Lo parió o lo tejió?

    Mi padre llevaba en su cartera la foto del niño que ya venía en la cartera
    cuando la compró.

    Una vez me perdí, le pregunté al policía si creía que íbamos a encontrar a mis
    padres y me contesto:
    No lo sé, hay un montón de lugares donde se pudieron haber escondido.

    Era realmente flaco, para hacer sombra tenía que pasar dos veces por el mismo
    lugar.

    Pero mi problema no era ser tan flaco sino ser FEO.
    Mis padres tenían que atarme un trozo de carne al cuello para que el perro jugara conmigo.

    Sí amigos, yo soy FEO, tan FEO que una vez me atropelló un auto y quedé mejor.

    Cuando me secuestraron, los secuestradores mandaron un dedo mío a mis padres
    para pedir recompensa. Mi padre les contestó que quería más pruebas.

    Yo creo que no pagaron el rescate porque en casa éramos muy pobres, pero eso sí, a pesar de nuestra situación económica, somos muy honrados. Mi padre era tan honrado que un día encontró trabajo, y lo devolvió.

    Por eso tuve que trabajar desde chico. Trabajé en una tienda de animales y la gente no paraba de preguntarme cuánto costaba yo.

    Un día llamó una chica a mi casa diciéndome, “Ven a mi casa que no hay nadie”, cuando llegué no había nadie.

    A mi mujer le gusta mucho hablar conmigo después del sexo. El otro día me llamó
    a casa desde un motel.

    El psiquiatra me dijo un día que yo estaba loco. Yo le dije que quería escuchar una segunda opinión. De acuerdo, además de loco es usted muy feo, me dijo.

    Una vez cuando me iba a suicidar tirándome desde la azotea de un edificio de 50
    pisos, mandaron a un cura a darme unas palabras de aliento. Sus palabras fueron:
    ¡En sus marcas, listos!

    El último deseo de mi padre antes de morir era que me sentara en sus piernas. Lo habían condenado a la silla eléctrica.

  • Papá, papá, ¿vos te casaste por la iglesia o por el civil?
    ¡Por estúpido!
  • Llega un señor al doctor y le dice:
    Doctor, fíjese que ya estoy harto porque siempre que me duermo sueño que un duendecillo me pregunta, ¿ya hiciste pipí? Y como no he hecho me hago pipí.
    A lo que el doctor le reponde:
    Mire, vamos a hacer esto, antes de dormir haga toda la pipí que pueda y después se va a dormir.
    El señor se va muy contento a su casa, y cuando llega la hora de dormir hace toda la pipí que puede y luego se va a dormir, cuando está soñando se le aparece el duendecillo y le pregunta:
    ¿Ya hiciste pipí?
    Y el hombre contesta:
    Sí, ya hice.
    ¿Y popó?
  • Había un señor que estaba asustado, porque tenía pelos por todas partes de una forma descomunal. Entonces va donde un doctor y le dice:
    Doctor, doctor, ¿Qué padezco doctor, qué padezco?
    Y el doctor le dice:
    ¡Padeces un osito!
  • Habia una vez un grupo de tarados leyendo unos chistes en un blog… Alaos !!!
Anuncios

3 comentarios to “Chiztes, Chistez,Chistes y mas Chiztez”

  1. Ovbiamente los chistes no son mios… los sake de internet .

  2. LA JEFA Says:

    ja ja ja que cague de risa, ya me imaginaba webero que los chistes no eran tuyos ……si odias a los pitufos………..jajaja
    hace como dos meses que no cleteamos……habla…..ya estoy repuesta de sacada de mela…..y mi pitin tambien esta muuuuchooooo mejor que para que te cuento!!!!!!……agrupa a la gentita pa un domingo…..

  3. uta chata… hace frio… pa hacer cleta… la ultima vez ke sali pa la Molina regrese esho un cubito de yelo. Pero por mi las webas… al Pitin le dije justo hoy pero empezo a llover y se kago el plan… io toy dispuesto y con disponivilidad de tiempo :p !! tu avisa nomas!!!!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: